martes, 17 de marzo de 2015

EL DEL MEDIO.

Siempre se dice que dos son compañía y tres son multitud. Puede ser. En el caso de los hermanos, todo depende del momento, y a veces los silencios anuncian los peores augurios....Puede que lleves todo el día suplicando en silencio por unos minutos de paz, por un rato para ver algo en la tele que no sean dibujos animados, por poder ser capaz de escuchar una noticia entera....pero cuando lo consigues, cuando sabes que los tres están juntos pero no los oyes....¡Peligro! Algo están tramando. 

Yo tengo tres hijos, y cada uno es un mundo en todos los sentidos. Cada uno tiene unas necesidades que reclama cubrir, constantemente y de manera inmediata. El mayor, por edad (9 años, casi 10), exige una serie de atenciones que no pueden cubrirse de la misma manera que las que tiene la de 3 o el de 6. La de 3, necesita ayuda para muchas más cosas, porque todavía es una bebé, grande pero bebé. Y el del medio....es el del medio.

Me da pena que su espacio como hijo pequeño haya sido tan breve, que "su momento estelar" haya durado tan poco. Él sí es el verdadero príncipe destronado de la casa. Tenía dos años y medio cuando nació "mi pequeña loca", y ahí, en un momento, se hizo mayor. Unos meses antes le "motivamos" para dejar carro, chupete, pañal....a veces creo que le obligamos a crecer antes de tiempo. Y me hace sentirme un poco culpable.

Tan flaquito, tan rubio, tan sonriente, tan mimoso, tan caradura.....jajajajajaja. En cuanto pienso en esta faceta, la pena y la lagrimilla se transforman en orgullo y satisfacción.  Porque él "es asín"

Es tan fuerte, a pesar de su aparente fragilidad, que sé que me va a dar más quebraderos de cabeza que ninguno. 

Es él el que hace experimentos a solas, en silencio, y juega con lo primero que se encuentra (aunque ello suponga acudir a urgencias a que le quiten una pieza de Lego de la nariz). 

Es él, el del medio, el que ronronea como un gato, ronca como un oso, y cuando no quiere cenar más se inventa juegos para entretenerme y camelarme, el último el de "venga, mamá, sortea un beso que ya sabes que me encantan.....

Es el mismo al que tengo que sobornar cuando ya no se me ocurre nada más para que vaya al baño y (sorry) haga cacas...se vende por un euro. 

Es él, el que parecía un vagoneta porque no quería aprender a leer pero ahora lo hace con soltura.

Es él quien me está enseñando que cada hijo es un mundo, que son pequeñas personas con personalidad propia, con su carácter. Que cada uno es diferente y no tienen nada que ver entre ellos, a pesar de que su entorno y su genética sean comunes. 

Es el mío, el del medio, el que se encarga de hacerme reír y desesperarme. 

Me enseña que no existe el aburrimiento y que dos pinzas de la ropa pueden ser dos caballos, una pistola, dos cuchillos, o una nave espacial. 

Y hace que no olvide que no existe el rencor. Dos son compañía, es cierto. El del medio, dependiendo del momento, se adapta perfectamente a juegos del mayor (es genial jugar al FIFA 15 con su hermano) lo mismo que en un minuto es el papá de la familia de los nenucos, o el alumno de la profe (la pequeña loca) que se pasa el día castigado. Le caen por todas partes: la pequeña le pega tirones de pelo en su imaginaria "pelucaría" o el mayor le hace repetir jugadas de Cristiano Ronaldo en bucle....pero él siempre les perdona. Chilla, llora, patalea, y al momento tan amigos. Sin rencores.

Se está haciendo mayor, dentro de poco dejará de ser mi bebé grande. Pero mientras tanto, me aprovecho y hago como que no soy consciente de esa engañifa del concurso de besos.... 

23 comentarios:

  1. Que bonitooo! Identifico al ente comodin que es el mediano, yo tengo una igualica pero loca como tu peke, es la que maneja el cotarro, la que espabilo pronto, es la que mas cariño demanda y la mas sensible al mismo tiempo... son un mundo los medianos...el tuyo mola!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son un mundo aparte. Totalmente. Este me tiene loca....

      ¡besos, Pilar!

      Eliminar
  2. Está claro que los medianos han sido los pequeños en su momento. Y que pasan a ser hermanos mayores, al nacer el tercero. Pero luego se quedan en tierra de nadie, y que a mi, particularmente, me da pena que el pequeño se convierta en mediano y se quede sin saber cuál es su sitio. Vamos, en mi caso concreto, no sabría poner a mi petite en un puesto que no fuera el de petite. Qué lio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este poco tiempo ha tenido de ser el pequeño, pero disfruta como un enano de ambas condiciones: de mayor y pequeño, según le convenga

      Eliminar
  3. qué bonito, Paula, un beso a tu mediano! (sin sorteos, premio directo! ^^)

    ResponderEliminar
  4. Me lo pido!!!! Tu te lo imaginas junto a La Lianta!!! Qué par. Es un texto precioso, entrañable y necesario, porque ser el del medio es vivir en el limbo. Aunque supongo que estar lejos de la mirada paterna a todas horas potencia muchas cualidades positivas. Besos guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, vaya una que montarían.....

      Eliminar
  5. Exactamente tengo la misma sensación con la mediana...una niña que ha tenido que crecer antes de tiempo, y hacer de hermana mayor por partida doble. También eso les hace ser de una pasta especial, con otro carisma y otra actitud, ¿verdad?? Un beso muy fuerte para el mediano y otro para los demás, pero hoy el grande se lo lleva él

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los medianos tienen un papel fundamental en las familias. Son los comodines (y comodones a veces)

      besotes

      Eliminar
  6. No te comas tanto el coco porque el niño es más feliz que una perdiz! Tener hermanos es lo mejor del mundo; compartir juegos, contar cosas del cole, heredar ropa, libros, tener alguien para hablar. ...que te voy a contar? Familia, familia y siempre familia ( y si es numerosa mejor)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, no me como el coco, me hace gracia porque es el más jetas de todos. Se aprovecha de su condición de mediano, para lo bueno y para lo malo. Me hace tanta gracia que casi siempre se libra de los castigos. y, encima, es igual a su padre en todo.....miedito

      Eliminar
  7. Paula!! Me encanta como describes a tu mediano... y me parto con tus sorteos de besos!! Serás rácana?! Jaaajajajaa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, nooooo, rácana no, es él, que tiene más cara que espalda

      Eliminar
  8. Me han entrado ganas de tener otro hijo solo para tener uno del medio ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajja. Pues ya sabes.....

      besotes

      Eliminar
  9. Un punto de vista diferente! Se nota tanto el amor que le tienes!!

    Amaya y su libreta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los quiero a los 3 con locura, y cada uno aporta lo suyo. Este es un caradura, así que resulta muy gracioso.
      besotes

      Eliminar
  10. Oye qué bonito, como yo "sólo" tengo dos no me había parado a pensar en el papel de un hijo mediano. Ni en que puede ser parte de los juegos del mayor pero también de los de la pequeña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los del medio son así, polivalentes

      Eliminar
  11. Coincido contigo en cuanto a que el verdadero principe destronado es el mediano (también tengo 3), es la situación más díficil la de estar en medio y continuamente tener que revindicar que estás ahi porque no tienes los prvilegios del mayor ni la sobreprotección del peque. Tu mediano me ha recordado mucho a mi mediana!!! Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que es una descripción bastante generalizada, pobres medianos....
      hajajajajajaj. ¿y el provecho que le sacan a todo?

      Eliminar
  12. La del medio acá es Kukla y también tiene 6. La pobre ~sufre~ con el chingaquedito que tiene por hermano menor. Me da tanta cosa que ella sea la que se lleva la mayor parte de responsabilidad en casa "por ser tan grande".

    ResponderEliminar

Hola, quieres decirme algo? elige la opción nombre/url pero pon solo tu nombre, dejando en blanco la URL. Es lo más fácil. Gracias!!!