domingo, 19 de octubre de 2014

ADIVINA QUIEN VIENE A CENAR ESTA NOCHE

Desde siempre me recuerdo a mi misma fascinada por ideas y vivencias distintas a las mías. Supongo que por eso me gusta viajar, los contrastes, las diferencias.....Al mismo tiempo, aunque soy una persona bastante "echada p´alante", de pronto me echan para atrás las cosas más nimias.

Ayer fue una de esas ocasiones en las que me puse a prueba. Silvia, de www.cenasadivina.com organizaba una cena con la temática "conciliación". La dinámica consiste en 10 invitados, de los cuales, uno es el "experto". El tema me interesa, desde luego, así que me apunté. Peeeeeeero, a medida que se acercaban as horas volvía a mí ese sentimiento de no sé qué, no sé yo que me hacía pensar "¿a santo de qué me apunto yo a una cena con un montón de personas que no conozco? Mi momento FRIKI ha llegado". jajajajajaja. Pero al final fui. Sólo puedes arrepentirte de lo que no has hecho ¿no? 

Un primer vistazo a los invitados me hizo pensar que éramos cada uno de su padre y de su madre, con pocas cosas en común en algunos casos. Una ojeada rápida me hizo ver "sólo" madres abnegadas, ejecutivas agresivas, hippies, pasotas, (esa soy yo, ya aviso), emprendedores.....un poco de todo como os digo. Pero a lo largo de 5 horas os puedo asegurar que esas etiquetas se quedaron en meros adornos, algo así como aquel que llama la atención en la calle por llevar un sombrero rojo y de pronto, cuando se lo quita, te das cuenta de que debajo del sombrero hay mucho más. Una persona.

Dirigidos por la experta, en este caso Alejandra, charlamos sobre nuestras distintas maneras de intentar organizar nuestra vida. De cómo, en qué momento, y con qué fin habíamos tomado según qué decisiones que directamente afectaron a nuestra vida personal y profesional.

Al final, varias cosas que a mí particularmente me obsesionan salieron a la luz:

- la culpa
- la renuncia y los sacrificios.
- no se llega a todo.

Da igual de donde vengas o quién seas: pudimos comprobar que, al final, todos tenemos algo de esto, en menor o mayor medida. Y que una noche como esta, de charla distendida e intercambio, te ayuda a ver algunas cosas con cierta distancia y comprobar que no eres tan rara y antinatural como creías.

Convertirte en madre o padre supone un giro de 180 grados en tu vida, eso siempre de una u otra forma. Cómo te enfrentes a este cambio enorme es lo que cambia, en cuanto a forma. Pero, al final, todo se reduce a reencontrarte, hacer una lista de valores, y siempre, ante todo, buscar ese equilibrio que necesitas para ser una persona feliz y criar a personas felices. Casi nada, vaya...

Para llegar a ese punto, es necesario elegir en muchas ocasiones. Y, a veces, elegir no es fácil. Tomar partido, desechar caminos, tomar otros....tenemos miedo, a equivocarnos, a elegir mal. A veces incluso a las consecuencias de acertar. Pero hay que ser valientes, y seguir. El objetivo está claro, sólo los caminos para llegar a él suscitan dudas.¿Dejar el trabajo o quedarme? ¿Buscar otro con un horario mejor o renunciar a ello? ¿Emprender o no? ¿Quedarme en casa con los niños o no? Todo son preguntas que aparecieron en la cena. Y cada uno contamos nuestra manera de enfrentarnos a ellas y las conclusiones que sacamos de ello. No sólo de lo que escuchábamos a los demás, si no que decir en alto nuestras propias ideas nos hizo verlas bajo otro prisma.

¿Dónde queda la conciliación en todo esto? Pues es sencillo: conciliar consiste en encontrar ese equilibrio, en la búsqueda constante de ese punto en el que te encuentras y te redescubre poniendo cada cosa en su sitio, haciendo que tu vida profesional, tus aspiraciones vitales como individuo, sean compatibles con aquellas que buscas como madre/padre y como parte de una pareja. Ese momento y ese lugar en el que el balancín del parque se queda parado  y (no son mis palabras, si no las de @javidedomingo) no tiene por qué formar una línea recta, si no, simplemente, quedarse ahí, quieto y puede que más cerca del suelo por un extremo que por el otro. 


De nuevo, muchas gracias a todos por compartir un trocito de vuestras vidas conmigo, y especialmente a Silvia por habernos reunido.


Las galletas de María



16 comentarios:

  1. Debe ser una experiencia genial.
    Gracias por conpartirla 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te hubiese encantado. y a mí que hubieses venido

      besos

      Eliminar
  2. Me parece una iniciativa genial!! Y seguro que a mí me hubiera pasado lo mismo al principio: etiquetar para luego descubrir a la persona. Buen ambiente, mejor conversación... ¿A qué finalmente se te hizo corta la noche? Y sobre el tema, está dicho casi todo: para conciliar no hace falta tener niños ni siquiera pareja.. Para mí conciliar es encontrar el equilibrio entre el trabajo que te toca hacer y el que te gusta hacer... Así que seguiremos aprendiendo.

    ResponderEliminar
  3. Guauuuu que idea tan chula! Desde luego si hubiese algo así en valencia creo que yo también me apuntaría.
    Voy a ver la web!
    P.D.:me ha gustado mucho la reflexión del balancín a mi también

    ResponderEliminar
  4. Querida Paula, me ha encantado tu post... Creo q directamente lo voy a enlazar al post q pensaba hacer yo de la velada!
    Como me alegro de q te animaras a participar y asi enriquecernos a todos con tu experiencia!
    El simil del balancin tamb a mi me encantó y no puedo estas más de acuerdo!
    La verdad q las cenitas son sobre todo una oportunidad de conocer, compartir, comer rico y disfrutar aprendiendo!!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, gracias a tí, que eres la artífice de todo esto
      besos

      Eliminar
  5. Paula un post genial! Me dais mucha envidia las madrileñas que podéis hacer estos planes tan chulos!!! Las cenas adivina una pinta genial. Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vente para acá!!! no sé a qué esperas....

      Eliminar
  6. Genial la experiencia...siempre me ha gustado hablar con desconocidos de sus vidas, porque creo que te abre la mente y tomas otra dimensión incluso de tu propia vida, es enriquecedor....Si estas contenta con la experiencia es que ha merecido mucho la pena!!besos que hacía mil años que no me pasaba por aquí, jijijijij

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ha merecido la pena. Ha sido súper interesante.

      besos y gracias!!!

      Eliminar
  7. Que experiencia tan chula, yo no sé si sería capaz de sentarme a la mesa con desconocidos y hablar de mi vida. Pero desde luego si alguna vez lo hago, creo que me pasaría lo mismo que a ti. Al final todos somos humanos y sentimos de forma parecida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no cuentas nada que sea un secreto. encuentras tantas cosas comunes y tantas diferentes que resulta gratificante oir a los demás.
      besos!

      Eliminar
  8. Genial el concepto y una maravilla el resultado. Gracias por darlo a conocer ;)
    Me quedo con la frase del balancín; a ver si soy capaz de ponerla en práctica, porque últimamente estoy más en un columpio...
    Un beso, Paula!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta esta iniciativa, pero tb creo que fuiste muy atrevida al decidir ir a una cena con desconocidos. Es una de esas ocasiones en las que lo que lo que parecía una idea loca acaba siendo una idea genial, y después el resto también quieren.

    ResponderEliminar

Hola, quieres decirme algo? elige la opción nombre/url pero pon solo tu nombre, dejando en blanco la URL. Es lo más fácil. Gracias!!!