miércoles, 29 de mayo de 2013

A-Z DE LA MATERNIDAD......C DE CONFLICTO.....interior

Esta temporada podría llamarse "existe un mundo más allá de escribir posts solitarios en un blog". Vamos a por nuestro primer carnaval.......¡¡¡Trimadre, te deseo lo mejor!!!
A los que no sabéis qué es esto, pasaos por el blog de Trimadre a los treinta http://trimadre.blogspot.com.es/

 http://trimadre.blogspot.com.es/


Conflicto.

Existen muchos sentimientos que nacieron en mí con el bebé cuando fui madre por primera vez. Una clase de amor que no sabía que podía existir, tan enorme y tan descontrolado que daba- y da- miedo. No me podía imaginar que algo como lo que sentía fuese posible. También mucho miedo, a no saber hacer las cosas, a fallar, a todo, en realidad. Me imagino que lo normal en una primeriza, y aunque me habían hablado de estas cosas, yo pensaba que a MI (superwoman) no me iba a pasar. (Vaya, que yo de sobradita divina, para no variar)

PIIIIIIIII. Error. No sólo fui una primeriza de casi libro (atacada con las medidas de los biberones, histérica esterilizando cosas, comprando cremas de precios brutales para la pielecita del bebé, etc etc.) si no que, durante un tiempo me volví loca. Pero de atar.

Todos o, mejor dicho, todas, te cuentan la maravillosa experiencia que es ser madre. Lo fantástico que es poder disfrutar de tu bebé a todas horas durante 4 meses, sin nada más que hacer que cuidarlo. ¿Cuál fue el problema? Pues ese, el “sin nada más”. ¡¡¡¡Madre mía!!!! Ahí empezó mi locura: adoraba a mi bebé, pero todo lo bueno, si mucho……24 horas, 16 semanas, demasiado. Cuando mi querido príncipe azul llegaba a casa del trabajo, eso se convertía en un monólogo casi. 

Él me decía “ ¿y qué has hecho hoy?” A lo que mi respuesta solía ser “¿tú qué crees?. No me he duchado hasta las 11, cuando lo he conseguido, ya le tocaba el siguiente biberón, y cuando se lo he dado ha vomitado y he tenido que volver a ducharme, así que no he podido bajar a nada y no he podido comer y cuando iba a descansar porque esta noche ha sido horrible, el bebé se ha despertado y ya no he podido. Y luego otro bibe, y cambiarle las cacas y más tarde me he puesto a limpiar los cristales y………


Yo le decía (arrepentida y culpable por ese ataque inmerecido) “¿y tú? ¿qué has hecho?” 
A lo que él respondía “nada, un rollo, lo de siempre
Y ahí saltaba la tigresa de nuevo. 
Pobre marido, lo que tuvo que aguantar.

Pero la conclusión de todo esto es que para mí ser madre supone un conflicto. Uno conmigo misma, porque hay momentos, sobre todo al principio, en los que me resultaba difícil compaginar mi situación como madre y los deseos que eso despertaba, con mis anhelos y aspiraciones profesionales. No veía la manera de compaginar ambas cosas, y eso provocaba esa especie de locura que me poseyó durante unas semanas. (Yo creo que ayudada por mis hormonas locas de postparto)

Porque la pregunta era ¿soy una mala madre por querer no ser sólo una madre? Quiero a mi bebé por encima de todo, como hacen las buenas madres maravillosas que me encuentro y me comentan lo felices que son con su baja. Pero también quiero trabajar, quiero conseguir más profesionalmente, quiero estar satisfecha con mis avances, quiero…..quiero más. Quiero todo. Y quiero dejar de sentirme mal por querer estas cosas que- por lo que yo imaginaba entonces- era antinatural querer.

Y ese era mi conflicto interior en ese momento.

¿Lo he resuelto? Bueno, 2 hijos más después, me tomo todo con mucha más calma. Adoro a mis hijos, por encima de absolutamente todo, tengo una familia estupenda. Tengo un trabajo que me da satisfacciones y quebraderos de cabeza. A veces estoy hasta el gorro de los niños y quiero salir pitando a trabajar. Normalmente me pillo unos globos tremendos por no poder llevarlos o recogerlos del cole, y no participar más de su día a día. 

En fin……soy un conflicto con patas…..pero intento superarlo.







34 comentarios:

  1. creo que todas pasamos por esos conflictos interiores más de una vez desde que somos madres... sin ir más lejos acabo de pasar por uno de esos ciclos que me han tenido... parada, bloqueada y ansiosa... menos mal que ellos (los mismos que nos los han provocado) nos ayudan a salir... feliz día, bienvenida y buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues mucho ánimo!!!! y muchas gracias por leerme.
      te sigo!

      Eliminar
  2. Ay amiga... Me he sentido muy identificada contigo. Yo también he vivido (y vivo) ese conflicto. Para las madres a las que nos gusta nuestra profesion de verdad, creo que es inevitable. Como tú, mis hijos son el centro de mi vida. Pero que sean el centro, no significa que tengan que ser lo único. Tiene que haber más cosas, más pasiones, más aficiones, más personas... Ellos son el faro con el que mirar al resto del mundo. Pero no quiero dejar de explorar.
    Lo que tenemos que hacer es dejar de sentirnos mal por esto. Somos madres, ¿y qué? También profesionales. Y mujeres... e hijas, hermanas, amigas...
    Lo difícil es compaginar todo... Esa sí que es la madre del cordero!!!!

    Me ha encantado tu reflexión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o sea que no soy tan terriblemente desnaturalizada!? debería existir un manual de "las trolas más enormes que se cuentan antes de ser madre" o "mitos que no deben hacerte sentir mal" o algo así.
      Trimadre, enhorabuena por el blog, el carnaval, y por tu conflicto!!!

      gracias.

      Eliminar
  3. ¿Holaaaaaa? ¿Nos conocemooooos? Me voy a presentar, perdóname. Soy Nieves, tu vecina "morada" de enfrente, la del proceso de "desmadratizacion"... ;)

    Palabra por palabra y creo que durante más tiempo que tú viví ese conflicto materno que tan bien has descrito... Hay quien lo llama depresión post parto, crisis existencial, hormonas, puerperio... Yo lo llamo como tú: superwoman aprendiendo lecciones de humildad con la experiencia más maravillosa a la par que conflictiva de la humanidad: ser madre. Y añado, como DramaQueen, que la única manera de disfrutarlo es relajarse, disfrutar y desmadratizar la vida lo justo para conectar con la eterna mujer que llevamos dentro.

    Un beso y bienvenida al carnaval y a mi morada SIEMPRE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Nieves! Muchas gracias por tu bienvenida y decirte que a "drama queen" pocas me ganan.....jajajajaja. Cuando hay un terremoto, los que me me conocen me preguntan si ya me he planteado que el día anterior salté en casa, por eso de que yo suelo creerme la causa de todos los males.
      bienvenida también a mi mundo de nosuperwoman
      un beso!

      Eliminar
  4. Creo que es algo muy normal en muchos esto que explicas. Somos padres y madres, pero también personas, por lo que tenemos otras inquietudes y nos gusta llegar a todo, dedicarle el mayor tiempo posible.
    Y si estás acostumbrada a no parar y un buen día te encuentras sola con un bebé que no habla, que casi no hace nada, pues no deja de ser un cambio brutal. A mi pareja le pasaba lo mismo, Al volver yo de trabajar durante la baja de maternidad, la situación era muy parecida, y mi respuesta igual que la de tu marido.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moisés, muchas gracias. La verdad es que los pobres maridos os lleváis lo peor....porque es tan difícil explicar todas las óperas mentales que nos pasan en esos momentos....y desesperante ver que la otra parte no es capaz de verlo por sí solo a la primera.....
      Papelón que tenéis!!!
      un abrazo!

      Eliminar
  5. Creo que todas tenemos en mayor o menor medida, ese conflicto interior, que nos hace amar a nuestros hijos por encima de todas las cosas y también, querer salir corriendo. Yo paso las 24 horas del día con mi hija, y estoy encantada, que conste, que ha sido por decisión propia, pero a veces, me dan ganas de tirar la toalla, de salir a bailar, de hacer cosas con adultos...hasta que me sonríe, y me vuelvo a quedar a su lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que es así como funciona, ¿no? esos momentos lo compensan absolutamente TODO.
      ¡Mucha fuerza!

      Eliminar
  6. Hola Paula! Mucho gusto! Bienvenida al mejor carnaval de la blogsfera!!!

    Me sentí muy identificada con tu entrada. Yo me quedé sin trabajo justo cuando me enteraba del embarazo (tenía casi 30 y trabajaba desde los 17). Eso fue un golpe. Si cuesta conseguir trabajo estando soltera y sin apuros, mamita, estando embarazada era casi imposible. Y no sólo eso, me mudaba de provincia. Tuve que volver a mis pagos y aceptar que trabajara sólo él (yo siempre pude sola). Ahí empezó mi conflicto. Y después nació Muriel. Y nada era color de rosas (desde el minuto cero sufrimos maltratos y humillaciones en el Sanatorio). Volver a casa fue liberador y a la vez una tortura. No me conectaba. Me sentía triste. Fracasada. Con los días empecé a ponerme pilas y me dije: la beba no tiene la culpa. Lo tenemos que superar juntas. Las dos sufrimos por igual.
    Los pasaban y me pasaba lo mismo que a vos, estaba monotemática y casi no salía de casa. Apenas podía bañarme y mi aspecto era de lo más desalineado. Empecé a reprocharme no trabajar, me sentía frustrada profesionalmente y a la vez no quería separarme de mi hija. Todo un conflicto. Con el tiempo fui poniendo en la balanza. Y mi hija pesó más, porque no tengo con quien dejarla y las guardería me parece demasiado pronto. Empecé a hacer cosas que me gustaran. Retomé los estudios y la vida social. Después descubrí la blogsfera y con los meses abrí mi blog. Todavía sigo en conflicto por no sentirme realizada como mujer profesional pero a la vez, la maternidad me cambió la vida y amo estar con mi hija. En fin, creo que nunca se soluciona. Cuando trabaje voy a extrañar el tiempo que no paso con ella. No?

    Un abrazo desde Argentina

    Muriel y yo. Diario de una mamá primeriza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pao!!! solo leo maravillas de ti!
      Casi gemela contigo: mi último embarazo- y sorpresa,además- coincidió con mi mudanza a otra ciudad y mi búsqueda de empleo. Frustrante ese momento en el que dices en la entrevista "estoy embarazada" y te contestan "ah! que te vaya genial!". Pero tengo que decirte que dentro de mi frustración, desde la frialdad y distancia que da el tiempo, lo entiendo. Más o menos.

      Aunque yo trabajo fuera de casa, te diré que eso tampoco es suficiente, y el blog me está haciendo encontrarme un poquitín más......

      Mucho ánimo, mucha suerte y disfruta!!!!
      un beso

      Eliminar
  7. Con todo ese conflicto interior tuyo he de decir que has sacado 3 soles maravillosos para adelante y hay pocas superwomans que lo puedan hacer...no creo que sea egoísta para nada que pienses que puedes aspirar a mas cosas y tener motivaciones a parte de ser madre son caminos paralelos..pienso igual que tu, y no soy madre..pero desde luego eres todo un ejemplo. Un besiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero qué remona que eres, Alba!!!! Aviso a todos, Alhuevo tiene las mejores recetas del mundo!!!

      Ya te tocará....

      Eliminar
  8. Qué cierto y qué duro lo del conflicto, eh? Esa especie de guerra interna por quererlo todo y todo al 100%, pero creo que lo has sabido llevar muy bien. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mi vida es un conjunto de "lo intento"

      un beso y gracias!

      Eliminar
  9. Yo creo que todas idealizamos la maternidad antes de ser madres... hasta que nos golpea en las narices, jejeje...
    Te admiro por decidir compaginar las dos cosas, yo también puse las dos cosas en la balanza y, al final, decidí quedarme en casa porque veía que si no, no iba a ver a mis hijos salvo para recogerles y acostarles. Sin embargo, no creo que haya madres mejores que otras, sino madres que deciden hacer las cosas de manera distinta (ni mejor ni peor, sólo distintas) según su situación, sus aspiraciones, su familia y sus hijos.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola Arusca. Admiración, ninguna. La verdad es que tengo la misma suerte de poder elegir que tú. En mi caso, me pierdo muchas cosas que me gustaría poder hacer, pero me compensa por el momento. Y soy afortunada porque a las 6 de la tarde, salvo viajes puntuales, estoy en casa, casi a la vez que los enanos.

      Eliminar
  10. Es completamente normal! o por lo menos para mi, porque también me ocurre ( con el trabajo no tanto, jejeje). Pero soy madre, y también persona y mujer... adoro a mi hijo, pero también necesito hacer cosas exclusivamente para mi.... en alguna ocasión he sentido eso y después me sentía mal por ello. Ahora, pienso que es normal y eso no quiere decor que le quiera menos!!!!

    Me gusta mucho tu post!!!!!

    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  11. Todas tenemos conflictos, el mio principal es : habré tomado una decisión justa al poner mi trabajo en espera hasta que rayito tenga 3 años?
    Al principio no fue todo rosa (como los libros de la maternidad nos quieren hacer creer), pero poco a poco todo va tomando su lugar y aquí estamos, sobrevivimos a los primeros conflictos, pero estoy segura que a medida que rayito crezca mas conflictos llegaran a mi vida.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A que a veces es una faena poder elegir?
      Y ser responsable y coherente con nuestras decisiones?
      Definitivamente, a veces creo q es un asco hacerse adulto!
      Jajjajajaj.
      Pero luego te hacen una monada, o te abrazan...y...

      Eliminar
  12. Eres muy valiente por decir esto abiertamente, no por el que dirán, sino por el que dirás tú misma. Yo me he sentido como tú tantas veces, pero el miedo a creerme mala madre me impidió muchas veces decirlo en voz alta. Entiendo que hay mamás que sólo quieren ser mamás, pero sé a ciencia cierta que hay otras que queremos ser más cosas, que necesitamos ser más cosas para sentirnos bien de verdad con todas nuestras facetas. Yo me cambié de trabajo embarazada y cuando me preguntaron en la nueva empresa cómo iba a compaginar la maternidad con la responsabilidad de mi cargo contesté que yo, además de mamá, era profesional y me encantaba trabajar.

    Como te entiendo.

    Me ha gustado mucho leerte.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego, he estado leyendo tu blog.....lo primero, me encanta!!! y lo segundo, tengo que reflexionar sobre alguna de las entradas, como la de los colores de las personas. me has hecho pensar, y eso es lo que cuenta, no?
      un beso y gracias

      Eliminar
  13. Muy cierto lo que cuentas en la entrada,nuestros hijos son parte de nuestro mundo pero tambien necesitamos algo mas como personas, y no creo que sea malo que pienses en superarte es logico.
    Un beso
    Aida (De Simplemente Yo)

    ResponderEliminar
  14. Simplemente....yo. Efectivamente,nada que añadir más que GRACIAS a todos por los comentarios.
    Hasta el pròximo miércoles!

    ResponderEliminar
  15. A mí me paso en mi primera maternidad, el conflicto por seguir siendo la profesional que había llegado a ser, pero con la segunda, no he tenido opción y me he convertido en una "mami" a secas. Hay días que echo de menos el tener vida más allá de la maternidad, pero espero no tardar mucho en volver. Pero hay otros días, como cuando la nena está malita, que agradezco poder dedicarme a ella.

    Genial entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Buena entrada, diferente a las cosas que solemos leer por estos blogs, incluido el mio, a veces no es fácil reconocer este tipo de cosas... pero a todos nos pasa. A mí no en el ámbito profesional, ya que no trabajo, pero sí en general me he llegado a sentir así, también como tú dices la bajada hormonal del post parto afecta mucho, MUCHISIMO! ¿Quién no se ha puesto a gritar y llorar de desesperación mientras su hijo estaba en su cuna tambien llorando y esperando atención? Yo al menos, sí... Por suerte vamos trabajando ese equilibrio y esos conflictos y todo va mejorando un poco

    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Creo que la mayor parte de las madres primerizas se sentirán identificadas con lo que cuentas. Los primeros meses son brutales. Supongo que las hormonas son bastante culpables de ello. Creo que es imprescindible que la mamá cuente con el máximo apoyo y comprensión por parte del papá y la familia. Porque lo peor que he sentido yo ha sido lo que has descrito a la perfección, ese arrentimiento por expresar el hartazgo, el agotamiento. Ahora que ya lo he pasado, cuando mis amigas embarazadas me han preguntado, he sido sincera. Acabarás hasta el moño. Pero no te cortes por expresarte, y no te sientas mal. Es normal. Creo que saber cómo te puedes sentir es fundamental para mantener la salud mental. Y en mi opinión, las embarazadas no están bien informadas sobre eso, aunque se va mejorando.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  18. normales tus conflicto, queremos llegar a todo pero a veces no se consigue pero se acaba llegando a un equilibrio :)

    ResponderEliminar
  19. No es tu culpa sentirte así, eres víctima (como todas la demás mujeres) de la sociedad en la creciste. Nos quieren hacer pensar que una mujer que no es sólo madre (dedicación y entrega al 100%) no es una buena madre y quieren hacerle creer a las mujeres que deciden no tener hijos porque prefieren dedicarse a su carrera 100% que son menos mujeres que las que tenemos hijos. En fin, creo que no me conoces, es decir que hoy nos estamos conociendo :) Soy de las que lucha por la revindicación de la mujer dentro de la sociedad patriarcal. No soy extremista, pero creo en la igualdad y en un futuro mejor para nuestros hijos. Gracias por compartir este sentimiento con todos nosotros.

    Saludos desde Budapest!

    ResponderEliminar
  20. Pues va a ser que ni yo soy la única que me sentí así en su momento (x2 además), ni tú tampoco. Lo que pasa es que parece que quien no dice que está encantada y que se siente totalmente realizada durante su baja maternal, efectivamente: o es marciana, o tiene horchata en las venas o es mala madre. ¡Pues no! Somos humanas y si nos sentimos así es, simplemente y gracias al cielo, a que tenemos inquietudes más allá de nuestras casas.
    Y te lo dice una que también adora a sus enanos, que disfruta exprimiendo el tiempo con ellos, pero que también necesita salir a trabajar para no volverse completamente tarumba!
    Me ha encantado tu entrada!
    Gracias por compartir!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Llego súper tarde pero da igual. Conflicto y conciliación empiezan por la misma letra. No debe ser casualidad. Si se pudiera conciliar mejor, probablemente en conflicto no sería tan enorme. Pero, ojo, el conflicto no sólo se genera en nuestro interior por una acumulación de hormonas, dudas y desorden de prioridades. Espero que te leas cuando puedas a Elisabeth Badinter, no hac falta que sean sus libros, vale con artículos y entrevistas como esta: http://www.elmundo.es/yodona/2010/03/17/actualidad/1268827140.html o esta http://www.vistazo.com/ea/reportaje/?eImpresa=1062&id=4722. Y ya me dirás.

    Me quedo con esta frase: "La mejor madre es aquélla que no está frustrada, aunque eso suponga ser una madre mediocre".

    Besoooooos!!

    ResponderEliminar
  22. Me consuela leer que hay más personas con conflictos parecidos a los tuyos Paula, eso sería un gran alivio si no fuese porque tu conflicto empieza cuando te levantas y termina cuando te duermes (si, es ese rato cortito que apoyas la cabeza en una almohada o cojín hasta que una de las fieras empieza a querer agua, tener una pesadilla o solamente dar la murga, jajaja).
    Menos mal que los que te conocemos y te queremos ya no te hacemos ni caso (jijiji) y sabemos que ni eres la culpable del hambre en el mundo, ni las guerras, ni los terremotos... sino todo lo contrario, cada día haces algo por todos los demás y contribuyes a hacer de este mundo un lugar un poco mejor. (y ahora nuestras vidas más divertidas con tu blog!!)
    un beso enorme desde Chile y no dejes de escribirlo porfa!!!
    Bárbara

    ResponderEliminar
  23. ya te tocará......y veremos quién es la trastornada.....jajajaja
    besos

    ResponderEliminar

Hola, quieres decirme algo? elige la opción nombre/url pero pon solo tu nombre, dejando en blanco la URL. Es lo más fácil. Gracias!!!